dimarts, 30 de setembre de 2014

Pequeña guia para morir


Al ejercicio que resulta de ir despertándose y dormir, volver a amanecer y volver a dormir, y así sucesivamente, se le llama vida. Este ejercicio empieza un día, que se repite cada año y que suma primaveras a las personas. Se dice que cuando se alcanza la 35 se experimenta el éxtasis del éxito vital. Dudoso rumor que todavía no pude comprobar gracias a mi maravillosa juventud. Comprobado y sabido es el final del ejercicio, compuesto por el último suspiro y la desaparición de nosotros mismos como seres vivos vivos. Con la muerte, así se le llama a este fatídico momento (fatídico para el resto) pasamos a ser seres vivos muertos. Olvídese de ver en muerte lo que sucede en vida: no va a oir los llantos de su familia ni podrá contabilizar usted las personas a las que les va a doler su pérdida, no va a ver su propio entierro des del aire, ni sentado en una nube como tantas veces ha imaginado. Quítese todas esas tonterías de la cabeza, puede que le estén restando energía a la hora de rendir en su obligada misión de crecer.

Bidaia. Alex Fernández

Usted también morirá, sea consciente de ello porque es posible que cuando llegue el momento quiera retroceder en el tiempo. Pero esa acción todavía no se puede ni se podrá nunca comprar, (pongámoslo en duda, si lo desea, créase inmortal y atrévase a vivir con superpoderes, puede que se le acabe considerando un genio). Haga caso a alguna sabiduría popular (no toda es provechosa) y no deje para mañana lo que pueda hacer hoy.

Para cualquier duda o consulta, puede usted dirigirse a usted mismo sinceramente o recurrir a alguna amistad (entiéndase como amigos todos los que habitan dentro de usted)


Suerte.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada